sábado, 14 de enero de 2012

Epifanía 2012: homilía de despedida en la iglesia Jesús Divino Maestro

Homilía de despedida 8 de enero de 2012

Epifanía significa manifestación del Dios "que se ha revelado" (prefacio). Es una  solemnidad de evidente rasgo misionero.
"Todos los pueblos son participes de la promesa en Cristo Jesús" (2' lectura). Los magos son representantes de los pueblos lejanos que reciben este anuncio de inclusión, caminando en la luz ( 1' lectura) de una estrella.

1.
Siento que esta festividad de la Epifanía tiene mucho a que ver también con mi personal experiencia misionera.
Recuerdo como fuese ayer que hace 9 años el  6 de enero del 2003 celebraba una de mis primeras misas en castellano ante una asamblea de latinoamericanos en Milán, dos días antes de venir aquí. Durante la celebración yo buscaba con la mirada quienes podrían ser peruanos entre ellos y al final los saludé con emoción. Esa eucaristía fue la manera de ofrecer a Dios toda la misión todavía desconocida que se me había encomendado.
Hoy, al terminar este mandato, fielmente cumplido, nos reunimos en la misma festividad representantes de la diócesis de Huacho y misioneros de Italia; podemos sentir la profunda verdad del misterio que celebramos en la Epifanía, la Fiesta de las gentes, como la llaman en Milán: por la encarnación de Cristo las diferencias entre pueblos han sido relativizadas.
Dicen que la tecnología ha achicado las distancias, pero es en Cristo que vivimos la comunión más intensa. Personas de diferentes culturas, etnias, idiomas, pero somos un solo corazón con Él y en Él.

2.
¿Qué nos dice la Epifanía completando el ciclo de la Navidad?
Que el diseño de Dios no ha sido solamente descender a la tierra sino ser conocido en ella, no solo nacer sino también hacerse conocer.
Todos pueden entender que esto es el motivo por el cual unas personas apasionadas llamadas misioneros encuentran la fuerza y toman la decisión de salir de su tierra dejando familia, relaciones, bienes y recuerdos para ponerse al servicio del Señor al fin de que sea conocido hasta los extremos confines de la tierra (y frente al océano Pacífico uno se siente de verdad llegado al fin del mundo).

Pero esta noche es ocasión propicia para confiarnos algo más interior, como es debido cuando el tiempo se hace breve y se buscan las palabras más necesarias e importantes.
Al finalizar un envío misionero me doy cuenta que para hacer conocer a Cristo en la tierra, el apóstol tiene que conocer cada día más a su Señor.
La fe no es saber quien es Dios, sino caminar todos los días con Él, buscando su rostro en medio de los acontecimientos gratos u obscuros que pasan. La fe es una búsqueda sin fin, más que una propiedad privada o un depósito intangible.
Entonces es me pregunto: ¿Ha crecido mi fe? ¿Conozco más a Dios después  de esta experiencia misionera?
Pienso que si, que mi fe ha crecido y se ha complementado mucho.
Al partir podía pensar que ya lo tenía todo en cuanto a la fe: el estudio de la Biblia y de la teología, una devoción eucarística y cristocéntrica, una recta doctrina, un experiencia de iglesia tradicional y enriquecedora.
Pero en estos años volví a descubrir a Dios en la naturaleza, a su Espíritu en acción dentro de la historia también antes del anuncio de Cristo, conocí y aprecié una fe que se viste de los sentimientos y colores de la piedad popular, fui instruido por la perseverancia de los pobres.
Al final doy gracias a Dios por la riqueza variada y expresiva de como Él se hace conocer en toda la tierra; y doy gracias porque este camino de la fe lo proseguiremos juntos en la comunión más profunda que exista: la que nace alrededor del altar en la Eucaristía  del señor Jesús.

3.
Esta es la manera de como los cristianos aprendemos a rendir gracias (Eucaristía = acción de gracias).

Hemos recibido e intercambiado dones espirituales. Seguiremos recibiéndolos e intercambiándolos.
Pero siempre recordaremos que los dones propios de la Iglesia "no son oro, incienso y mirra, sino Jesucristo".   La oración sobre las ofrendas nos recordará dentro de poco que "aquellos dones representaban" al hijo de Dios "que ahora se inmola y se nos da en comida".

Esta es la síntesis del ser misioneros Fidei Donum: intercambiamos dones materiales y espirituales entre personas y comunidades pero todo lo que hacemos es un símbolo: ¡El don verdadero es Cristo!
El don (donum) no son las cosas materiales, tampoco somos nosotros mismos los misioneros: es Cristo.
El mismo Cristo vivo que una vez más recibimos en esta Santa Misa.

1 comentario:

Carlos dijo...

Estos años han sido de crecimiento conjunto en la fe y una de las formas en que se ha revelado Jesús a nuestra comunidad.